Programa de la Candidatura

Programa de la Candidatura de Javier Fernández

Objetivo

El programa de trabajo que presenta esta candidatura está elaborado en base a las necesidades reales de la Hermandad y emana de sus valores fundacionales, que aparecen claramente definidos en las Constituciones de las primeras Reglas de 1566, en la que se nos exhorta a perseverar en el Culto a Dios y en hacer obras de Caridad.

Todo esto sin menoscabar, evidentemente, la importancia que en nuestros días tiene la Formación e introduciendo un cuarto elemento como es la Evangelización en unión con nuestra Parroquia.

Culto

– El Culto a Dios tiene que ser el eje central sobre el que giren todas nuestras acciones, como cabe esperar de una asociación de cristianos que viven su fe en comunidad. Por ello, se propone:

  • Solemnizar y potenciar aun más los cultos de la Hermandad, así como la asistencia de los hermanos a estos, ya sean de carácter interno o externo.
  • Promover la devoción a nuestros Sagrados Titulares, especialmente la devoción a Cristo en el Misterio Eucarístico, nuestro Primer Titular.
  • Para el cumplimento de las Reglas, en cuanto a las misas de sufragio por nuestros hermanos difuntos, la Hermandad dedicará el último viernes de cada mes para este acto de caridad.
  • Revitalizar la Procesión de Impedidos, de acuerdo con nuestra Parroquia, e incentivar la participación activa en ella de hermanos, feligreses y otras asociaciones y comunidades religiosas.
  • Potenciar la participación de los hermanos en la Estación de Penitencia.

Caridad

– El ejercicio de la Caridad en las Hermandades emana del Culto Divino y es la concreción, donde se materializa el amor de Dios sobre los hombres.

  • La Bolsa de Caridad adoptará el nombre de “Nuestro Padre Jesús Nazareno”, manteniendo los mismos programas de actuación y las mismas denominaciones que hasta ahora se han venido usando.
  • Reforzar el presupuesto económico anual destinado a la acción social cristiana, manteniendo como principal fuente de ingreso los beneficios económicos obtenidos del bar de Caridad y otros eventos que se organicen.
  • Establecer un programa de becas para la ayuda al estudio de nuestros más jóvenes hermanos, bajo la denominación de “Pedro Ramos Lagares”.
  • Fortalecer y consolidar definitivamente, entre los hermanos, el proyecto “Esperanza y Vida”, incrementando el número de voluntarios y ampliando el horario de atención.
  • Promover entre los hermanos la contribución al mantenimiento económico del proyecto “Esperanza y Vida”, a través de campañas de fidelización.

Formación

– La devoción a nuestros Sagrados titulares es un pilar fundamental en nuestra vida de Hermandad, pero esta queda vacía de contenido si no va acompañada de principios y valores cristianos, a través de la Formación. Por ello y para su adecuada consecución se propone:

  • Establecer un calendario formativo atractivo, eficaz y accesible a todos los hermanos, adaptado a las especiales circunstancias de los diferentes segmentos de edad.
  • Crear un programa de Formación específica para el cuerpo de acólitos de la Archicofradía.
  • Organizar cursos que tengan como fin instruir a los hermanos como lectores en las celebraciones litúrgicas.
  • Entrar a formar parte del calendario formativo de la Parroquia (catequesis), potenciando la participación de los hermanos en los Sacramentos de iniciación cristiana.
  • Reactivar, de acuerdo con la Diputación de Juventud, las actividades formativas de la “Escuela de cofrades”.
  • Impartir cursos de formación cristiana on line a través de nuestras RR.SS., accesibles a todos aquellos hermanos que tengan inquietudes formativas y que no puedan asistir a las que se organicen en nuestras dependencias.
  • Realizaremos un acto de meditación ante Nuestro Padre Jesús Nazareno en vísperas de su Besapié.

Parroquia

– Las Hermandades no son entidades independientes de la Iglesia y por tanto, nuestro testimonio de Fe y nuestra misión evangelizadora, tiene que ir de la mano de Ella, a través de la Parroquia. Para lograrlo, se propone:

  •  Renovar ese espíritu, poniendo nuestro templo al servicio de nuestra Parroquia para, junto a ella, ejercer las labores de apostolado que nos exige la Iglesia y que siempre han supuesto un motivo de orgullo para la Hermandad.
  • Reforzar el sentido comunitario con nuestra Parroquia, tendiendo puentes de comunicación que refuercen esta idea y comisionando a un Oficial de la Junta de Gobierno para esa tarea.
  • Participar activamente, desde la Hermandad, en las distintas áreas administrativas de nuestra Parroquia.
  • Potenciar la participación de los hermanos en la misa dominical, para el cumplimento del precepto y como gesto de fidelidad y pertenencia a nuestra Parroquia.
  • Incrementar la colaboración de nuestra Bolsa de Caridad con Caritas Parroquial.

Templo

– Contar con un templo de las características históricas y artísticas del nuestro supone una enorme responsabilidad, que conlleva un importante esfuerzo en su conservación y mantenimiento. Para ello se propone:

  •  Dotar de unos nuevos batientes de madera a la puerta principal, que le otorguen mayor prestancia a la iglesia y que, sirviendo de aislante térmico y acústico, atenúe, tanto las altas temperaturas que en él se generan en verano y que afectan de forma directa a su contenido, como amortigüen los ruidos que interfieren en el clima que debe haber en un lugar de oración y culto.
  • Retomar, si técnicamente es viable, la construcción de un altar cerámico para la cruz del Señor.
  • Mecanizar, total o parcialmente, el cuerpo de campanas, recuperando, al menos, una de las dos de volteo.
  • Llevar a cabo tareas de mantenimiento de la techumbre del templo para la eliminar la vegetación que florece bajo la azulejería del chapitel de la torre y reponer las tejas en mal estado.

Casa de Hermandad

– La casa de hermandad es el espacio común en el que se desarrolla la vida diaria de la Hermandad y, por tanto, tendrá que ser un espacio seguro y confortable, en la que todos los hermanos se sientan acogidos. Para lograrlo se propone:

  • Adecuar el despacho de ventas de recuerdos, reestructurando su actual fisonomía e integrándolo en el espacio en el que está ubicado.
  • Acondicionar la sala de exposición del paso del Señor para su correcta conservación. Remozaremos este espacio, sustituyendo la puerta de la covacha y eliminando las humedades de sus muros mediante un adecuado tratamiento de estas y el alicatado con un zócalo de azulejos.
  • Acondicionar interiormente tanto el ropero como el vestidor de las imágenes titulares.
  • Habilitar un acceso más cómodo a la azotea y, si técnicamente es posible, habilitarla como terraza para actos de la Hermandad.
  • Completar el proceso de musealización de la casa, buscando la ubicación definitiva a algunos enseres e insignias que aún no tienen ubicación definida.
  • Para mantener un estado de conservación óptimo de la casa de Hermandad, se comisionará a un oficial de Junta dedicado para esa labor como responsable de su mantenimiento.

Vida de Hermandad

– La Hermandad tiene que estar permanentemente abierta a todos aquellos hermanos que sientan la necesidad de convivir, colaborar, trabajar y, en definitiva, hacer y vivir en hermandad. Para ello, se pretende:

  • Fortalecer la idea de que el elemento vertebrador de la vida interna de la Hermandad ha de ser, por delante de cualquier otra actividad, el Culto Divino, siendo el Misterio Eucarístico el eje central de nuestra vida cristiana.
  • Potenciar la participación en la vida de hermandad de todos, empezando por aquellos que ya contribuyen a ella, abriendo esta posibilidad y haciéndola atractiva al resto de hermanos.
  • Definir un calendario de encuentros, con distintos grupos de hermanos, en el que sucesivamente, a lo largo de todos los viernes del año, tener un rato de convivencia.
  • Fomentar las actividades que promuevan la convivencia fraterna, manteniendo siempre un carácter abierto a la participación de todos los hermanos.
  • Atender de forma muy especial la relación de los hermanos más veteranos con la Hermandad, creando una Comisión específica para este fin.
  • Redimensionar el acto de bienvenida a los nuevos hermanos, usando fórmulas atractivas y eficaces para hacerles entender mejor la importancia de ser hermano de La O y seguir solemnizando la ceremonia de Jura y recepción canónica de hermanos.
  • Involucrar a más colectivos en los turnos de organización del bar de caridad, para que de esa manera sea más participativo.
  • Estrechar los lazos de fraternidad con la Agrupación parroquial Bendición y Esperanza de cuya imagen dolorosa es madrina la Hermandad de La O.

Juventud

– Los jóvenes en la Hermandad no son el futuro, son el presente y constituyen más del 21% de la nómina de hermanos. Como consecuencia de esto, han de tener ámbitos de responsabilidad propios en los que se vean realizados como cristianos y cofrades. Para ello se propone adoptar las siguientes medidas:

  • Establecer un calendario de actividades de acuerdo a las diferentes edades de sus componentes, con el propósito de que la Hermandad sea una verdadera escuela de vida cristiana.
  • Dividir la acción de la Diputación de Juventud en dos grupos según a la edad: Grupo infantil y Grupo Joven.
  • Poner los medios necesarios para que los jóvenes se incorporen a las distintas áreas de la Hermandad (Priostía, secretaría, mayordomía, caridad etc.) con idea de que vayan adquiriendo conocimiento y responsabilidad de cara al futuro.

Administración y Gestión

– La correcta gestión de una Hermandad favorece su desarrollo, fortalece la confianza de los hermanos en la institución y garantiza su devenir futuro. Para mantener lo ya logrado y obtener el adecuado crecimiento se propone:

  •  Realizar una planificación estratégica a cuatro años de los recursos disponibles, con vistas a la mejora y ampliación del patrimonio material de la Hermandad.
  • Crear una provisión de fondos económicos para atender posibles contingencias que pudieran surgir dentro de un ejercicio económico.
  • Controlar exhaustivamente los gastos, por mediación del Consejo de Asuntos Económicos, a través del seguimiento del cumplimiento del presupuesto aprobado, adaptándolos a los ingresos previstos.
  • Actualizar el censo de hermanos y la gestión de cobro de la mayordomía.
  • Acercar al hermano a la vida activa de la Archicofradía, intensificando esta mediante la comunicación y contacto con los hermanos, preferentemente de manera digital, vía correo electrónico y RR.SS.
  • Se establecerá un protocolo y pautas de acceso para investigadores al Archivo Histórico, siguiendo las pautas y normativas vigentes al respecto.
  • Gestionaremos el Inventario de modo que sea una herramienta viva y permanente actualizada, desde donde se gestione todo el conocimiento y manejo de la documentación que genere la gestión de los bienes materiales de la institución.
  • Difundir entre los hermanos, a través de los medios de comunicación propios, el contenido de nuestras Reglas y del Reglamento de Régimen Interno, para su necesario conocimiento.
  • Adoptar las medidas necesarias, para que los hermanos con dificultades económicas, dispongan de todo tipo de facilidades para seguir formando parte de la Hermandad.
  • Establecer un calendario de reuniones con la Junta Consultiva para tratar aquellos asuntos que, por su calado y trascendencia, requieran de la opinión de sus integrantes.

Patrimonio

– La Hermandad cuenta, además de sus Sagrados Titulares, con un importante patrimonio artístico que abarca tanto al templo y su contenido, como a los enseres de culto. Para un adecuado conocimiento, correcta conservación y oportuna transmisión a quienes en el futuro fueren cofrades de La O, se propone:

  • Actuar en la mejora y conservación del patrimonio en base a los recursos económicos disponibles, realizando las oportunas inversiones razonables y factibles para la economía de la Hermandad.
  • Desarrollar un programa de difusión de nuestra historia y nuestro patrimonio a través de audio guías instaladas en nuestra página web, que podremos descargar a dispositivos móviles.
  • Organizar jornadas de visitas guiadas a nuestras dependencias, dirigidas a hermanos y otros colectivos, de lo que se encargará una nueva comisión de trabajo específica.
  • Hacer especial hincapié en el tratamiento del ajuar litúrgico de la Archicofradía, comisionando a un oficial de la Junta de Gobierno como responsable de su adecuado mantenimiento y conservación.
  • Emprender la restauración de la peana y de la candelería del paso de María Santísima de la O.
  • Realizar una insignia que testimonie, en el cortejo procesional durante la Estación de Penitencia, la coronación canónica de la imagen dolorosa de María Santísima de La O.
  • Afrontar la restauración integral de la cruz procesional de Nuestro Padre Jesús Nazareno.
  • Incrementar el ajuar de María Santísima de La O, de acuerdo a las necesidades que actualmente plantea.
  • Estudiar la recuperación y uso de los históricos bordados de las hermanas Antúnez, que actualmente forman parte del terno negro.

Comisiones de Trabajo

  • De Relación con los medios y de publicaciones internas.
  • De Estudio y conservación del Archivo Histórico.
  • De Patrimonio.
  • De Tómbola y bar de Caridad.
  • De Veteranos (Nueva).
  • De Taller de la Hermandad (Nueva).
  • De difusión del Patrimonio Cultural de la Archicofradía. (Nueva).
  • Junta consultiva.